3 feb. 2012

Lo sabés, no hay arma más seductora,
que contestar siempre la verdad.
Siempre estás, del otro lado del muro
de los lamentos que me contás.

No hay comentarios: