14 abr. 2012

Están en la mirilla
ahí, en la esquina del dolor.
No las voy a dejar caer,
porque no me lo permito
Nunca las dejo recorrer
mi cara
Ahora parecen charcos
¿o es que el cielo se nublo un poco, amor?
Tiritar como si tuviera hipotermia,
titilan mis pupilas.
¿o es que esta lloviendo otra vez?

No hay comentarios: