22 jul. 2012

cartas a nadie

¿Viste cuando escribís esas palabras a nadie? Esas cartas que jamás llegan, porque jamás entregas. Esas palabras que desearíamos decir pero que se ven mas lindas para nosotros mismos.
A veces intentamos satisfacernos escribiéndolas, pero con qué punto? Si jamás van a ir a su destino. ¿Para qué te sirven? ¿a tu consuelo? Quiero creerme que me sirve para consolarme a mi misma, y creerme que puedo decirlas, pero las cartas a nadie siguen llenando el cajón. A veces quiero creer que soy yo la que las escribe, pero la firma sigue siendo anónima.
¿Qué tipo de consuelo se supone que es este? ¿es para mí o para vos? ¿qué se supone que haga con todas estas palabras que tal vez nunca leas?
Cuando estas decidido a mandar, de una vez por todas, esas putas escrituras a quien corresponden aparece algo más tentador que te hace pensar que quizás no sea el momento o que no sirven para nada. Y las seguís guardando, en anonimato sin un destino.