1 sept. 2012

"Morir en el tiempo. Suicidarse en masa. Escribir con la mano que no es tuya. Desear todos los cuerpos. Olvidarse de los sueños. No saber qué decir. No saber si decirlo. Matar al tiempo. Odiar la luz, temer al silencio. Momento confuso. Penas. Tener pena. Tener perdón o la razón. Preparar un té, que se enfríe. Preparar un discurso. Que te domine la palabra. Que te paralice el susto. Hablar en claves, confiar los códigos, sufrir las trampas. No poder terminar un libro que no contengan imágenes. Temblar. Sangrar. Impedir que te amen. Obligarse a enamorarse. Creer que estás amando. Perder la vista, perder la risa, perder las ganas, perder la noción de los años. Perder la curiosidad. Perder la voz al bajar de un vagón. Y nada más. Asumirlo, resignarse, continuar. Esperar para siempre."